domingo, 15 de abril de 2012

DA LAT. LA CIUDAD DE LAS FLORES.



Da Lat es una ciudad que visité el año pasado, durante las vacaciones del TET. Esto hizo que a la irresistible belleza de los paisajes, la bondad del clima y la calidez de sus gentes, se añadiera una semana de esta inusitada tranquilidad que llega al país durante el año nuevo lunar, cuando todo se cierra y los correos electrónicos o el teléfono dejan de martirizarte durante siete días.

Por lo uno y por lo otro, las vacaciones en Da Lat las recordaré siempre como unas de las más gratificantes desde que vine. Intentaré revivirlas junto con vosotros.

Conjunción de virtudes.

Tanto colorido, buen humor y belleza arquitectónica no son fruto de la casualidad. Varios factores se han ido uniendo hasta dar como resultado esta pequeña urbe que resulta tan encantadora.

Los factores desencadenantes fueron la latitud y la altitud. En el Sur, las temperaturas son siempre altas, y existen sólo dos estaciones; la seca y la húmeda. En el Norte, el clima es más extremo, con cuatro estaciones en las que destacan las relativamente bajas temperaturas del invierno (mínimas de hasta 10 grados) y el sofocante calor del verano.

Y allí estaba Da Lat, ni muy al Norte ni muy al Sur, y a una altitud media de 1500 metros. Esta combinación de ideonidad de localizaciones le da a toda la meseta de Lang Biang un clima ideal con temperaturas que escapan del yugo tropical sin renunciar a las bondades del sol y las abundantes precipitaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estaré encantado de leer tus opiniones, sugerencias, críticas o cualquier cosa que te apetezca escribirme. Muchas gracias.