lunes, 7 de febrero de 2011

LA GUERRA DE VIETNAM III. LE DUC TUAN. EL SOLDADO ARTISTA.


Quiero compartir con vosotros una interesante historia que más bien parece sacada de una película que de la realidad pura y dura. Hoy vamos a hablar de Le Duc Tuan, un soldado desconocido arrastrado a las crueldades de una guerra cuando aún era un muchacho imberbe con una sensibilidad extrema que le ha hecho pasar a la historia como una paradoja de arte rodeado de muerte, de belleza entre la miseria y de creatividad en la destrucción.
Porque a  Le Duc Tuan le gustaba dibujar, y durante un durísimo recorrido de norte a sur del país, donde se le enconmendó combatir junto con el batallón al que pertenecía, sacó ratos para retratar la cotidianeidad de la lucha vista desde sus ojos de muchacho probablemente asustado y confundido. Ratos durante los cuales Tuan fue capaz de dibujar ciento doce láminas que llevó consigo hasta que el destino quiso arrebatárselas. Ciento doce láminas que narran la historia de un desplazamiento penoso de más de mil kilómetros hasta el lugar de los mayores enfrentamientos. Ciento doce láminas que cayeron en manos de altos cargos del ejército de los EEUU, que decidieron salvar la obra de aquel soldado desconocido que plasmó su visión de la realidad en las hojas de una libreta que le regalara un amigo antes de partir, con una primera página dedicada deseándole suerte y transmitiéndole cariño.

Ciento doce páginas que simbolizan la esperanza y la certeza de que, por duro que sea el entorno, en la especie humana perdura la vena artística.