miércoles, 16 de septiembre de 2009

TAILANDIA. BANGKOK: LA CIUDAD DE LOS ÁNGELES

















Aunque éste es un blog dedicado a Vietnam, de vez en cuando, cuando haga una escapadita, intenteré contaros algo sobre los sitios que visite.



Hoy quiero hablaros de Bangkok. Hace un mes estuve allí, donde tuve ayer una reunión a nivel Regional. Como era en martes, aproveché y me tomé el lunes libre, con lo que me he pasé casi cinco días conociendo una ciudad agresiva por su tráfico, deliciosa por sus costumbres, moderna por sus infraestructuras y "skyline", y diabólica por su vida nocturna.

A tan sólo hora y media de vuelo de Ho Chi Minh City, Bangkok es una ciudad que hay que conocer si se visita el sureste asiático.

Veamos si soy capaz de plasmar aquí lo que he conocido de la ciudad en los pocos ratos que he sacado para hacer turismo entre los días de trabajo.




INFRAESTRUCTURAS ESPECTACULARES.



Aunque he de reconocer que la vena profesional se me nota un poco en este aspecto, no deja de ser una realidad que las infraestructuras de Bangkok sorprenden por su modernidad, peculiaridad -a veces rayana en lo pretencioso- y el contraste que suponen con parte del paisaje que a veces atraviesan.



De entrada, el aeropuerto nos recibe con la torre de control más alta del mundo y una terminal entre las mayores del planeta. El aeropuerto de Suvarnabhumi -que significa ciudad de oro- es sin duda una puerta espectacular al país. Con decoraciones típicas, enormes salas de techos altos con cubiertas traslúcidas que permiten un fantástico aprovechamiento de la luz natural, y sus inumerables tiendas, cuando desembarcas y pasas los controles de inmigración tienes un poco la sensación de encontrarte en una especie de centro comercial enorme lleno de gente que se desplaza de un lado a otro. La verdad es que, acostumbrado como estoy a viajar continuamete por Vietnam y moverme por sus discretas terminales -algunas de ellas casi ruinosas, como Cam Rhan o Hué- no pude por menos que maravillarme ante la visión de algo que no me esperaba.



Consejos:



No os fieis cuando os ofrezcan taxis. Si no tenéis concertada la recogida con el hotel, id directamente a la parada de "Public Taxi", donde una chica en un mostrador te pregunta dónde vas y te da un ticket que entregas al taxista. No negociéis precio. Lo que marque el taxímetro será seguramnte mejor, a menos que haya atasco. Unos 200 bahts (4 euros) viene a ser lo normal para llegar al cento, aunque pagas también el peaje aparte (alrededor de 75 bahts, creo, unos 1.5 euros).



Hasta hace poco, la parada de los "Public Taxi" estaba en la planta baja (nivel 1). Ahora está en el nivel 3. Pronto se podrá llegar por ferrocarril a la ciudad.


Debéis llevar 700 Bahts (ya cambiados) para la tarifa internacional. Es posible que la agencia la incluya ya en el billete (en mi caso lo organizó de esa manera la empresa), pero por si acaso, no está de más llevarlos.

Ya en el taxi, es bueno hacer algo que acostumbro a hacer siempre que no me fío del taxista de turno: una foto nada más entrar a la identificación del taxista y al número del taxi (algunos se ponen algo nerviosos, pero por el momento ninguno se me ha puesto borde, y parece que aplaca sus posibles ganas de timarte)